En el año 2000, cuando el PRI dejó al fin l. a. presidencia de México, en el noreste del país nacieron Los Zetas, una banda que entonces parecía una anécdota fugaz dentro del mundo del narco. Doce años después, el PRI regresa al poder y Los Zetas parecen eternos mientras libran una guerra contra el cártel de Sinaloa, l. a. organización felony más fortalecida durante los gobiernos del PAN.

En esta aproximación inédita a una región fronteriza que a diferencia de Tijuana y Ciudad Juárez ha sido poco documentada, Diego Enrique Osorno recorre los sitios que han padecido los mayores estragos de violencia causados por l. a. guerra declarada por Felipe Calderón. En un itinerario que abarca pueblos y ciudades de Nuevo León y Tamaulipas, el autor habla con pobladores, generales, jóvenes sicarios, alcaldes, periodistas, policías, empresarios, emigrantes, familiares de desaparecidos y vendedores de armas. Consigue información reveladora, entre l. a. que destacan las confesiones de Óscar López Olivares, el Profe, quien, junto a Juan Nepomuceno Guerra y Juan García Ábrego, fundó el cártel del Golfo. Su relato en voz propia ofrece claves cruciales para conocer l. a. raíz histórica de lo que sucede hoy en día. Así, a lo largo de este viaje, el lector va conociendo cómo durante los angeles transición democrática fallida ocurrió el colapso de l. a. añeja narcopolítica del PRI con l. a. nueva necropolítica del PAN.

En definitiva, La guerra de Los Zetas arroja luz sobre los secretos del lugar donde se libra l. a. batalla más importante del México del inicio del siglo XXI.

Show description

Read Online or Download La Guerra de los Zetas: Viaje Por la Frontera de la Necropolitica PDF

Similar Drugs books

The Invisible Landscape: Mind, Hallucinogens, and the I Ching

A completely revised version of the much-sought-after early paintings by way of Terence and Dennis McKenna that appears at shamanism, altered states of awareness, and the natural solidarity of the King Wen series of the I Ching.

Confessions of an English Opium Eater

During this awesome autobiography, Thomas De Quincey hauntingly describes the surreal visions and hallucinatory nocturnal wanderings he took via London—and the nightmares, depression, and paranoia to which he grew to become prey—under the effect of the then-legal painkiller laudanum. Forging a hyperlink among creative self-expression and addiction, Confessions seamlessly weaves the results of gear and the character of goals, reminiscence, and mind's eye.

Bad Moves: How decision making goes wrong, and the ethics of smart drugs

Making judgements is the sort of average job that it really is in general taken with no consideration. besides the fact that, harm or abnormality within the components of the mind interested in decision-making can critically impact character and the facility to control even uncomplicated projects. the following, Barbara Sahakian and Jamie Nicole LaBuzetta speak about the method of standard determination making - our recommendations for making judgements, biases that have an effect on us, and influential elements - after which describe the irregular styles present in sufferers with stipulations corresponding to critical melancholy, Alzheimer's, and unintended mind harm.

Orange Sunshine: The Brotherhood of Eternal Love and Its Quest to Spread Peace, Love, and Acid to the World

Few tales within the annals of yankee counterculture are as fascinating or dramatic as that of the Brotherhood of everlasting Love. Dubbed the "Hippie Mafia," the Brotherhood all started within the mid-1960s as a small band of peace-loving, adventure-seeking surfers in Southern California. After getting to know LSD, they took to Timothy Leary's mantra of "Turn on, track in, and drop out" and resolved to make that imaginative and prescient a fact through turning into the largest crew of acid purchasers and cannabis smugglers within the kingdom, and actually delivering the gasoline for the psychedelic revolution within the method.

Extra resources for La Guerra de los Zetas: Viaje Por la Frontera de la Necropolitica

Show sample text content

Tenía mucha fuerza bruta y aún más capacidad de reacción. Acordamos repartir utilidades por partes iguales entre los tres, cosa que Juan no cumplió porque period un experto prevaricador y escamoteaba las utilidades. Nunca pagaba completo. Saúl y Juan habían trabajado juntos en Chicago, en los angeles fábrica de galletas Navisco. Se regresaron a México junto con Humberto García Ábrego, hermano de Juan, porque les estaban hablando del Ejército americano para que se fueran a pelear a Vietnam. Saúl, como pudo, logró sacarle cinco millones de dólares a Juan de lo que le debía y compró un rancho de cuatro mil hectáreas en Soto l. a. Marina, Tamaulipas, que sus hijos heredaron ya que a Saúl, para no pagarle el resto, que eran como otros diez millones de dólares, Juan lo mandó matar junto a Tomas Morlett en el tristemente célebre tugurio Salón Piedras Negras de Matamoros. El Piedras Negras period un restaurante cantina muy famoso en todo México, porque precisamente ahí despachaba el contrabandista número uno: Juan Nepomuceno Guerra, mejor conocido como Juan N. Guerra, quien period tío de Juan García Ábrego y dio muerte artera y cobardemente al comandante Francisco Villa Coss, de l. a. aduana de Matamoros, cuando cenaban y discutían sobre las disposiciones que traía el nuevo jefe aduanal, que period hijo del Centauro del Norte, Francisco Villa. HERIDAS DE LEÓN Don Juan N. Guerra period muy prepotente y abusivo con l. a. gente humilde. Sus propios dichos lo pintaban tal cual. Si alguien le preguntaba si Fulano de Tal period pariente suyo, respondía que sí, que period pariente retirado y más retirado lo tenía él, porque no servía pa’ nada; si alguna character acudía con intenciones de que le ayudara a rescatar algún contrabando que le decomisara los angeles aduana, les decía: “¿Por qué no me invitaste cuando cobraste? Yo pienso que aquí se paga todo antes de partir. Dios, o algún discípulo de Él, me castigó a mí por pecar de arrogante y prepotente por culpa del dinero. Me hand overó lo único sagrado que period un inocente hijo. A mi hermano Baldo también se le ahogó su primogénito, pero éste ya había procreado familia. A don Juan N. Guerra, el hombre más temido antes del Cacho y el narcotráfico, Dios también le cobró así: A su primera esposa, en una de las visitas de l. a. Carpa Landeros a Matamoros, se le descubrió un desliz con el cómico Resortes. Don Juan los angeles mató delante de sus hijos. Nadie lo tocó, se volvió a casar y miren los tres hijos que le tocaron: El mayor salió atilillótico y con el síndrome de Down. El segundo es presidente vitalicio del Orgullo homosexual Matamoros-Brownsville. El tercero comía carne humana de gringo en su ranchito Santa Elena, donde practicaban ritos satánicos. Por si lo anterior fuera poco, don Juan sufrió una apoplejía y se le paralizó l. a. mitad de su cuerpo antes de morir. Aquello fue un verdadero drama, no recibía a nadie ni a sus hermanos, ni a Juan García Ábrego, su sobrino favorito, menos a los doctores. period, literalmente, un león herido. Como yo estaba de moda por los acontecimientos en los que me involucré, sus parientes me comisionaron para que hablara con él y recibiera atención médica, pues ya tenía tres días del ataque y el health practitioner Rafael Arredondo, que en ese tiempo period amigo mío y todavía no pertenecía al cártel del Golfo, me acompañó a su casa y se canalizó el caso de don Juan a hospitales de Brownsville y Houston, gracias a mi intervención.

Rated 4.17 of 5 – based on 6 votes